Como ser un artista marcial destacado en 3 años usando contratos.

Como ser un artista marcial destacado en 3 años usando contratos.

How to be a featured martial artist in 3 years using contracts.
In our last post we saw how we could be better martial artists in, 28 days (shared by Barry Gibson, physical trainer of UFC fighters, thanks Barry for the article).
Today we will go one step further and we will see what the development will be like over 3 years. This article will help you plan your goals as martial artists and show you how to get there. I have titled this article “how to be better …” when in reality I want to say “how to get to the top!”
Most people start their martial arts career with a few very clear objectives but end up abandoning them without having achieved them at any time. The world is full of people with “degrees of …” or “belts in …” who gave up on their way to the longed for black belt. Why did they just throw in the towel? What could have led them to get out of their way?
There is a wide range of reasons why people give up and leave their training in martial arts, in fact it is very common to see many people “going out and in” for years, trying one style after another. I think we all know people like that. But, how can we change that? How can we take more students to their black belt without reducing the standards to get there?
If you are reading this as a martial arts student maybe at some point you have thought something like this or even you were considering leaving your training, how can we avoid it?
The answer has to do with establishing objectives.
What is a tangible goal in martial arts?
Cuando arrancamos nuestra carrera en las artes marciales debemos asumir que existen objetivos “tangibles” e “intangibles”. Si realmente puedes comprenderlos y diferenciarlos, esto te llevará mucho más lejos a lo largo de los próximos tres años.
Un objetivo tangible sería algo como el resultado de un examen de grado, quizá, por ejemplo, conseguir tu cinturón azul. Otro de estos objetivos podrá ser perder peso, ponerte en forma… puedes ver los resultados porque son reales, puedes ver tus logros.
Por otro lado los objetivos intangibles no pueden ser apreciados por otros, son “experiencias”, sentimientos, incluso sensaciones que experimentas.
La sensación de “pertenecer a algo”, quizá esa sensación tan buena de terminar una sesión de cualquier estilo de grappling “sin haber sido finalizado” o el “subidón” de haber pegado a los pads mucho más fuerte de lo que sueles.
Cuando os asentáis y ponéis en marcha vuestro viaje debéis cuidar y revisar vuestro progreso hacia estas metas, para ello no solo podéis usar vuestro “diario de entrenamiento” (como vimos en el anterior artículo), también podéis crear un “Contrato de entrenamiento”.
Creando un “Contrato de Entrenamiento”
No hace falta que hagáis de esto un acontecimiento mundial. Lo que me refiero es que no hace falta que le contéis a nadie sobre vuestro contrato, incluso vuestros amigos o vuestra pareja. Este contrato es entre tú y tu yo interior, sin embargo, esto tampoco quiere decir que no debas invertir tiempo e hacerlo.
Por lo tanto esto es lo que tienes que hacer, ve a coger papel y boli. Mi sugerencia personal es que te hagas con un juego de reglas y algunos marcadores, ¡tenemos trabajo!
El siguiente paso es escribir tus objetivos y así s como lo vamos a hacer:
1 . Se realista en cuanto a donde te encuentras.
Esto es más que nada una prueba de honestidad. No tiene sentido que te plantees ser campeón del mundo el año que viene cuando solo llevas tres sesiones. Necesitas ser objetivo y asegurarte de donde te encuentras, si no estás seguro siempre está tu instructor al que podrás pedirle su honesta opinión.
Si, esto puede herir tu ego un poco pero todo el mundo cree que es un poco mejor de lo que de verdad es.
2. Pon objetivos INTELIGENTES
Con INTELIGENTE me refiero a específico, medible, alcanzable, realista y temporalizado.
Todos tus objetivos deben ajustarse a lo anterior, inclusive los intangibles. Pon el punto de mira en ellos y asegúrate de cuando quieres llegar a conseguirlos.
3. Planifica como pretendes conseguirlos.
Si quieres sentirte parte de algo, de una comunidad, necesitas ir a sus eventos. Asegúrate de ir a la Barbacoa, las graduaciones o simplemente sal en sus fotos de Facebook, en ese caso podrás ver y sentir como formas parte de algo.
Si quieres conseguir que no te finalicen en una sesión de grappling, como hemos comentado antes, ¡deberás entonces trabajar tus defensas!
Si lo que quieres es perder peso necesitas entrenar mas intenso, alimentarte mejor y asegurarte de controlar lo que pierdes.
Para ser un artista marcial de prestigio entonces, ¡rodeate de artistas marciales de clase mundial!
Este es tu contrato y necesitas planear tu mismo como vas a cumplirlo.
4. Situar metas a corto plazo.
¿Quieres ser campeón nacional en 3 años?, entonces tendras que empezar por ganar el campeonato regional cuando lleves 2. Si quieres perder 10 kilos antes de Navidad debes saber cuánto vas a tener que pesar en Septiembre.
En una maratón no debes pensar en correr 50km de seguido, ¡puedes correr 1km 50 veces!
¡Ponte metas a corto plazo y conseguirás mantenerte en el camino correcto!
5. Redacta tu Contrato de entrenamiento
En un Domingo aburrido cualquiera, ármate con tu mejor bolígrafo y ponte a escribir, pon bien grande el título:
Contrato de entrenamiento
Justo aquí debajo escribe tus objetivos:
“Quiero ser cinturón negro en 3años”
Lo siguiente es escribir lo que piensas hacer para llegar a ellos:
“voy a ir a todas las clases y todos los cursos que se hagan además de una clase privada mensual”
Ahora toca escribir tus metas a corto plazo:
“El primer año seré cinturón azul, el Segundo marrón, el tercero negro”
Y finalmente esta es la parte donde debes tomarte tu tiempo…
Escribe las palabras “Mi compromiso”:
Dibuja un calendario donde puedas marcar con una “X” cada día en el que vayas a entrenar, hazla bien grande y asegúrate que te queda hueco para poner una pequeña nota del progreso del día debajo. Cada año tendrás un calendario nuevo que pondremos debajo del primero. Es una forma muy fácil y representativa de ver el duro trabajo que llevas hecho hasta tu objetivo.
La guinda del pastel será colocar el contrato en un lugar donde puedas verlo perfectamente cada día, yo he usado la puerta de mi armario para el contrato durante años.
¿Cómo se que esto funciona?
Puedo deciros que esto realmente funciona porque he usado estos contraltos durante 20 años en todos y cada uno de los aspectos de mi vida y muy rara vez he fallado en llegar a la meta. Los usé durante mi carrera como boxeador y en Judo fue lo que me llevó al cinturón negro.
Un diario de entrenamiento es una aproximación detallada de como trabajas, un contrato es un mapa de carreteras que te indica cómo llegar a tus objetivos, no importa cuáles sean.
El 98% de los artistas marciales no usarán un contrato porque es una forma de aferrarte a algo en lo que muy fácilmente puedes comprobar si fracasas o consigues el éxito.
A la hora de la verdad series vosotros quienes decidireis si llegais o no a vuestra meta como artistas marciales, pero tenerlas escritas y planificando el modo de llegar a ella, realmente será de gran ayuda para concentraros en lo que debeis hacer y eso es lo que de verdad os hará conseguir vuestros sueños… ¡CONCENTRACION!
Ahora la decisión está en vuestras manos. Podéis ignorar la idea de los contratos, puedes simplemente ir a clase cada semana, divertirte… y entonces en 4 años podrás ver como no eres especialmente mejor de lo que eras 4 años atrás. O por otra parte, puedes tomarte tu hobby/deporte con seriedad, focalizar tu mente en ello, concentrarte, y conseguir lo mejor de ti y tu entrenamiento.
¡Hasta la próxima!